La ranita sorda

Esta fabula te hará cuidar más las palabras que usas en cada circunstancia de tu vida

 

Leer la historia de la ranita sorda
  • Nuestras palabras tienen el poder de crear y el poder de destruir.
  • Si dices “¡No Puedo!”, es cierto ¡no puedes! Es inútil intentarlo, no podrás, pero si dices “¡Sí Puedo!” también es cierto porque lo dijiste también. Recuerda: ¡Que se haga tu voluntad!… Lo que decretas se cumple en tu vida.
  • Las palabras son energía, son las que permiten que el verbo se haga carne. Nuestra mente y nuestro corazón se sintonizan con ellas y de esta forma creamos nuestra vida.
  • Si tu vocabulario es pobre y pesimista, así es tu vida. Tal vez quieres abundancia, paz, salud o ser feliz… pero si te escuchas notaras que  a menudo con tus palabras declaras todo lo contrario.
  • Tus palabras crean tu futuro, así que para que cambie tu vida, empieza por cuidar tu forma de hablar y veras como los cambios se manifiestan poco a poco y sin esfuerzo.
  • Una palabra de aliento a alguien que se siente desanimado puede ayudarle a levantarse y alcanzar su meta.
  • Una palabra destructiva dicha cada día a un niño  puede ser lo que lo acabe de destruir.
  • Así que ten cuidado con lo que dices … De ahí nació el dicho: ¡Mueve tu lengua siete veces antes de hablar!

 

¡Si te gustó, contribuye a la difusión de esta página y comparte! Gracias

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *