Los Cuatro Acuerdos

El Dr. Miguel Ruíz propone cuatro acuerdos para tomar como opción de vida con la meta de mejorar nuestra calidad de vida interior y evolucionar hacia la perfección. Para lograr esta libertad personal se debe entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias erróneas que los perturban mental y emocionalmente, creando infelicidad. Se puede modificar este sistema de creencias para conseguir el anhelado equilibrio interior que lleva a la felicidad poniendo en práctica los cuatro acuerdos siguientes:

1.- SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS

Las palabras crean nuestra realidad, son la herramienta más poderosa que tiene el ser humano. Dependiendo la forma en la que nos expresamos, una sola palabra puede crear, sanar, herir, destruir, generar acción, miedo, propagar la envidia, el odio y… el amor. Tanto lo que decimos a los demás como a nosotros mismos afecta nuestro sistema de creencias y suele convertirse en realidad. Por ejemplo, si le decimos a un niño que es un inútil, terminara creyendo que eso es cierto y se comportará como tal. También funciona con nuestro dialogo interior, ¿Cuantas veces nos hacemos reproches, criticas, nos juzgamos, nos culpamos y nos depreciamos frente a lo que vivimos?

Por lo tanto si somos impecables en el cuidado de lo que decimos a los demás y a nosotros mismos, podemos cambiar nuestra realidad. Este acuerdo se basa en decir y decirnos de manera consciente palabras para bien, no para mal, expresando de esta forma la parte positiva de cada situación o persona, lo que a medio plazo traerá cambios positivos en nuestras relaciones y en nosotros mismos.

2.- NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE

Eres el dueño de tus emociones como los demás son responsables de las suyas. Suceda lo que suceda a tu alrededor no lo tomes personalmente, si lo tomas personalmente le entregarás el poder a aquello que puede afectar tus emociones. Si alguien trata de volcar su mal genio, su rabia o su enfado contigo, la decisión que esto te afecte o no, es tuya. Tu eres el único que puede decidir si aceptas las emociones del otro o no.

Cuando manejes este segundo acuerdo, ya no te afectaran lo que digan de ti o lo que ocurra a tu alrededor porque estarás más centrado y seguro de ti mismo. De lo contrario, seguirás atrapado en el sueño del infierno.

3.- NO HAGAS SUPOSICIONES

Imaginar que pensaran los demás ante un hecho, una situación o unas palabras y darlo como verdad, te aleja de la realidad y te hace vivir en un mundo imaginario donde crees que todos piensan igual que tú. Cuando hacemos suposiciones vivimos muchos malentendidos además de mucho sufrimiento. Si tu vecina no te saludó en el supermercado no quiere decir que se ha enfadado contigo, tal vez no te vio o estaba pensando en otra cosa en aquel momento. No somos conscientes que nuestro juez interior nos hace sentir juzgados por los demás, como lo hace con nosotros mismos. ¡La realidad es que tú sí que la viste y no fuiste a saludarla!

El tercer acuerdo consiste en no hacer suposiciones y dejar de alimentar la mente con interpretaciones que son pura fantasía. La mejor manera de dejar de suponer lo que los demás están pensando es preguntar y solucionar de esta forma nuestras dudas.

4.- HAS SIEMPRE LO MÁXIMO QUE PUEDAS

Este acuerdo es el que permite que los otros tres se conviertan en un hábito. No habla de hacer un grand esfuerzo en cada circunstancia, pues sería algo agotador. Pero el hecho de volverte consciente de tus pensamientos y de tus palabras hará que aunque a veces te cueste, podrás ir corrigiendo tus esquemas mentales poco a poco, haciendo siempre tu máximo esfuerzo y sin juzgarte. Recuerda que cuando te gusta o te apasiona lo que haces no te cuesta trabajo hacer un gran esfuerzo, por lo tanto debes practicar este acuerdo como un juego, ser constante en el tiempo y pronto se convertirá en un nuevo habito.

Este acuerdo es difícil, sin embargo si haces tú máximo esfuerzo, harás que los otros tres acuerdos se lleven a cabo.


Los tres primeros acuerdos sólo funcionarán si haces lo máximo que puedes. No esperes ser siempre impecable con tus palabras. Tus hábitos rutinarios son demasiado fuertes y están firmemente arraigados en tu mente. Pero puedes hacer lo máximo posible. No esperes no volver nunca más a tomarte las cosas personalmente; sólo haz lo máximo que puedas. No esperes no hacer nunca más ninguna suposición, pero sí puedes hacer lo máximo posible. Con sólo cumplir esos cuatro acuerdos notarás como tu percepción y tu forma de vida pueden cambiar…


Desde el 1997, millones de personas han experimentado los beneficios de esta filosofía tolteca que Don Miguel Ruiz nos dio a conocer. Aprende tú también a practicar estos preceptos para traer bienestar en tu vida y en tus relaciones con los demás y con ti mismo a través del siguiente programa de coaching:


Despertar, Crecer y Liderar con los Cuatro Acuerdos


Basado en el famoso libro “Los Cuatro Acuerdos” del Dr. Miguel Ruiz, con este programa de coaching aprenderás:

  • Cómo eliminar todas aquellas creencias heredadas que te limitan, y substituirlas por otras para mejorar tu forma de vivir con armonía, amor, y felicidad.
  • Cómo llevar una vida más harmoniosa, con pensamiento positivos para que obtengas bienestar y mejores resultados para ti y tu entorno.

Profundizaremos sobre conceptos como la asertividad, las críticas, el egocentrismo, el compromiso, la voluntad…

Mi objetivo consiste en transmitir una manera práctica de aplicar estos cuatro acuerdos en el día a día, tanto en el entorno familiar (incluyendo la vida de pareja), como en el entorno profesional (negocios, equipo de trabajo, socios, …). Adapto el contenido a tu situación y a tu meta.

No es necesario leer el libro de Don Miguel Ruiz para asistir a este programa de coaching.

Antes de comenzar solicita tu primera sesión GRATUITA, sin compromiso, para saber si este proceso encaja con tus deseos de autodescubrimiento

Solicitud de Primera Sesión Gratuita

“No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento”. (Miguel Ruiz).

No se admiten más comentarios